viernes, 1 de abril de 2016

El obsequio del Carro

El Carro del triunfo es una de las cartas mas apreciadas del tarot, dado que su nombre es automáticamente asociado con avance y movimiento.  Sin embargo, como con cualquier otro arcano, hay mucho más de lo que se lee a simple vista.

Una de las cosas sobre el Carro que es importante entender; es que es una carta de movimiento, y movimiento no necesariamente tiene que ser hacia adelante o en avance.  Retroceder por ejemplo, es también  una forma de movimiento.

Si observamos las diferentes representaciones del  arcano 7, podemos ver que en la mayoría sino todas, las monturas son representadas como fuerzas polares u opuestas. Y, aunque el conductor se yergue victorioso, pues su carro es ‘de triunfo’, ciertamente no fue puesto ahí por azar o por la divina providencia. Ese conductor ha trabajado duro para llegar donde está.


El principal reto del Carro, será dirigir dos energías opuestas y ponerlas a trabajar en la misma dirección, por un mismo objetivo sin morir en el intento. El carro es el líder que une dos grupos completamente diferente y a veces opuestos, mostrándoles que aunque difieran pueden funcionar momentáneamente como equipo para llegar a un objetivo común, sin comprometer su naturaleza o esencia.  Esto sin duda lleva mucho trabajo por parte del conductor, pues debe llevar ambas riendas con la misma firmeza, soltar o aflojar solo un poco una, significaría terminar en el suelo en la primera curva…

Entonces el obsequio del carro es:

Dirección, El Carro es una carta líder y sabe como dirigir sus fuerzas para llegar donde quiere, sin importar en que situación este en este momento. Si el carro se presenta en esta etapa de tu vida, aun si es negativa, el mensaje es bueno. Dirección, porque si te pusieron al frente del Carro es porque tienes la capacidad de dirigir tu vida, tus deseos, tus objetivos hacia donde sea que quieras ir. Solo tienes que tener en claro cual es esa dirección, cuales son tus medios y como puedes unirlos para llevarte firmemente hacia adelante.

Lucía del Mar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario