martes, 9 de febrero de 2016

El obsequio del Mago Arcano 1

El Mago, comúnmente asociado con hechiceros, chamanes y alquimistas (entre otros), es quien posee el poder y los medios de cambiar la realidad propia o ajena. Si recorremos fabulas, mitos y leyendas, incluso historia, nos encontraremos en cada ocasión con un ‘mago’ que, para bien o para mal, ha intervenido para torcer el rumbo de los acontecimientos.

Históricamente el Mago es un iluminado, lo conoce todo y quien todo lo conoce puede dominarlo, torcerlo, transformarlo. El mago tiene poder sobre los elementos tangibles e intangibles, sobre la realidad y lo etéreo. Siempre que recurrimos al Mago es para poner en movimiento la rueda del destino en aras de un objetivo.
El arquetipo del Mago, se nos presenta como un hombre experimentado, seguro,  creativo y letrado, que es capaz no solo de manejar las situaciones como ha aprendido, sino que en situaciones fuera ‘del manual’,  improvisará haciendo uso de su gran imaginación para llegar a una solución acorde. El mago es voluntad, lo que desea lo consigue, posee los conocimientos, los elementos y los medios. Solo tiene que mover su mano para manifestar sus deseos en el plano material.


Entre las bastas personificaciones del mago podemos encontrar a los hechiceros, quienes están altamente conectados con su entorno natural, ellos estudiaban la naturaleza y sus diferentes manifestaciones. Haciendo uso de sus conocimientos y elementos brindados por la naturaleza, lograban hacer realidad sus deseos, ya sean buenos o malos.

Los alquimistas, quienes han aprendido de su entorno y la interacción de elementos dando inicio a la ciencia, han llevado su investigación a otro nivel, buscando el origen de todo. Reduciendo la materia a los elementos que la componen.  Ellos pensaban que conociendo como estaba conformado determinado elemento, era posible reproducirlo. Dentro de los objetivos más comunes a la alquimia estaba la evolución, la perfección absoluta del alma (convertir el plomo en oro).  La panacea y la piedra filosofal,  siendo estos últimos necesarios para transmutar los elementos a su máxima expresión, tanto de manera literal como metafórica.

El Mago propiamente dicho, tiene el conocimiento, tiene los elementos pero su capacidad de producir el cambio no depende enteramente de su entorno, pues su palabra es poder y tiene el poder de manipular el entorno, los elementos, las circunstancias y hasta quienes le rodean,  en su favor.
En cualquiera de los antes mencionados casos, el arquetipo del Mago es un materializador, tiene el poder de cambiar las cosas de poner los elementos en su favor y conseguir lo que desea, solo poniendo toda su voluntad en ello.

Entonces que nos ofrece El Mago:

El regalo del mago es la manifestación. Cuando el mago nos visita nos esta diciendo que, eso que deseamos iniciar, ese proyecto, esa idea remota que en algún momento nos ocupo el  pensamiento, es posible de realizar ahora. Claramente nos dice,  aquí esta todo lo que necesitas, sabes como hacerlo. Pero no nos trae nada servido, deberás ser tu, esta completamente en tus manos,  pondrás a trabajar tu creatividad para conseguir tus objetivos? 
Lucía del Mar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario