miércoles, 16 de septiembre de 2015

Ouija, hay alguien aquí?

By Lucia del Mar


Desde el inicio de los tiempos, todo aquello que no entendemos o no podemos explicar nos ha provocado temor. Por supuesto, la Ouija no es la excepción. Su origen es tan desconocido, como variadas las teorías de cómo y por qué funciona. Lo cierto es que su popularidad creció con el movimiento Espírita.  El Espiritismo encuentra sus orígenes con las hermanas Fox allá por 1848, quienes afirmaron haber sido contactadas por un espíritu mediante de un código de golpes.

A medida que crece el espiritismo en la sociedad, y con la primera guerra mundial dejando familias incompletas, la necesidad de comunicarse con el más allá, da lugar a la búsqueda de diferentes y más

claros métodos de contacto. Es aquí que la Ouija o tabla parlante cobra popularidad. Consiste nada más ni nada menos que de  una tabla con las letras del alfabeto, números del 0 al 9, las palabras: SI, NO, HOLA y ADIOS. Sobre ella se desliza un master o plancheta, sobre la que los asistentes a la sesión habrán posado su dedo índice. El máster se movería a voluntad del espíritu y serviría a éste para expresarse en el plano material.

Pero, es realmente la Ouija un portal al más allá? Es un medio de traer seres de otros mundos, es una puerta al subconsciente o una suerte de SMS con la conciencia colectiva, veamos las diferentes opiniones por parte de las grandes instituciones capaces de influenciar la opinión general de la gente.

Para la iglesia, la Ouija, como cualquier otro método de adivinación o consulta con adivinadores está prohibida. Puesto que la religión, principalmente la católica, sostiene que el hombre muere y pasa a formar parte del reino de los cielos o del infierno con Satán, según se haya comportado en vida;  el funcionamiento de la Ouija implicaría que es posible ‘salirse’ de esos lugares para poder comunicarse de manera temporal o permanente a través de la tabla. Esto provoca un fuerte cuestionamiento a lo que sucede en realidad con las almas de las personas al terminar la vida del cuerpo. Entonces, lo más fácil fue infundir el miedo a la ira de Dios o a ser poseído, atacado por entidades malignas ya que del reino de los cielos y del purgatorio no se puede salir, pero del infierno sí.


El concepto general por parte de cine no es más alentador, son casi cliché las películas de terror que inician con una sesión de Ouija, las más famosa fue “El Exorcista”. Esta película, es cierto que está basada en hechos reales, con algunos cambios, no era una niña sino un niño; y ciertas omisiones que de incluirse en el filme, hubieran perjudicado el impacto que tuvo en el público. En ningún lado se menciona que la historia inicia con una tía del joven, una médium que le enseñó a usar la Ouija. Esta tía era muy querida por Robbie y al morir ésta, el joven intenta contactarse con ella por medio de la tabla. Si analizamos el total de la historia y la separamos por partes, una tía médium, padres y abuela creyentes. Una pérdida dolorosa y un joven que por su edad se encuentra en un conflicto constante propio de la adolescencia.  Psicológicamente el uso de la Ouija solamente propicio un brote psicótico que más tarde desembocaría en una seria demonopatía.

Para el mundo Espirita, la tabla es solo una forma más de facilitar la comunicación con los que han dejado este plano de existencia, de hecho antes de todo el furor de miedo y terror infundado por la iglesia y el cine; cualquier familia respetable y de buena posición era conocida por organizar reuniones espiritistas el sábado en la noche y asistir a la iglesia en domingo.

Para la ciencia y más específicamente para la psicología, la tabla Ouija no es más que una forma de comunicar con el subconsciente ya sea colectivo o individual. La tabla nos permite conectar con esa parte del cerebro que aunque latente, nos elude durante el estado de vigilia. Dándonos la ilusión de que es un tercero, espíritu, entidad o demonio el que en realidad está expresando. En el 90% de los casos, los datos obtenidos con la tabla son conocimientos que de manera intuitiva o inconsciente ya teníamos incorporada.

Esto fue corroborado por Larry Bayou quien observo por varias horas un grupo de personas utilizar la Ouija de manera exitosa, para repetir la experiencia más tarde, pero esta vez, los participantes tenían los ojos vendados. Sin dudarlo el master se movió, pero no fue capaz de formar ni una sola palabra coherente. Signo claro de que al ser nosotros quienes movemos el indicador mediante el concepto ideomotriz, necesitamos ver las letras y números que forman la tabla.



Los psicólogos Hélène Gauchou y Ron Rensink experimentaron varias veces con la Ouija. Entre los experimentos realizados, uno muy interesante fue el de poner dos personas, una frente a otra a practicar con la tabla, uno tenía los ojos vendados de manera que no viera cuando el otro retiraba los dedos del master. Convencido de que era una sesión de a dos, el sujeto de los ojos vendados consiguió que reaccionara el master pero sin ser capaz de formar palabras alguna, en ningún idioma.

Lo cierto es que la tabla no es para cualquier persona, una mente impresionable podría caer víctima de sus propias elucubraciones, en especial si utiliza la Ouija pero a le vez experimenta el temor de ser poseído o castigado. Una persona cuya personalidad no es lo suficientemente fuerte para entender que la tabla puede presentar cualquier tipo de información, que no siempre es verás, podría sufrir una experiencia bastante sobrecogedora. Más aún si lo hace con la intención de asustarse, generando un ambiente tétrico, oscuro y macabro como suele hacerse…



Sea cual sea la opinión que adoptes o te formes sobre la tabla de los espíritus (spirit board) Ouija, es importante que si la quieres usar sea con una mente bien realista, algo escéptica y que no te tomes todo lo que diga como real y absoluto. Sea una puerta al más allá, a otro plano, una forma de comunicarse con extraterrestres o un medio de autoconocimiento, la Ouija ha generado y seguirá generando todo tipo de discusión y controversia; y seguirá asombrando a los curiosos y amantes de lo paranormal, para mí personalmente no es más que otro oráculo, cuál es tu opinión?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario